20120527

ENCUESTA DE ASTURGOLD - Evaristo Lombardero

ENCUESTA DE ASTURGOLD
Hace dos semanas ASTURGOLD publicaba los resultados de una encuesta, según la cual la opinión pública de Tapia, El Franco y Castropol eran favorables a su proyecto de mina de oro. La encuesta fue realizada por NovaCom, una empresa de publicidad y asesoramiento, con sede en Pamplona.
Los únicos datos disponibles son los que aparecen en los medios, dado que en las páginas web de ASTURGOLD y NovaCom no se aporta ninguna información adicional que permita analizar estos resultados con más detalle.
Partiendo de estas fuentes tenemos que se han realizado 530 entrevistas de un total de 11.929 vecinos, sumados los censos de los tres concejos (2011), lo cual supone una muestra del 4,4 % de la población. De acuerdo con estos datos en Castropol se ha entrevistado al 2,68 % de la población, en El Franco al 2,98 % y en Tapia al 7,4 %.
Con estos porcentajes de población encuestada, parece poco probable que los resultados puedan ser representativos. Por lo general, en colectivos reducidos, muestras poblacionales inferiores al 10 % es difícil que puedan dar resultados significativos. Pero en este caso se da además la enorme disparidad del tamaño de las muestras en cada uno de los concejos, ya que en Tapia se declara haber consultado al 7,4 %, mientras que en Castropol y El Franco a menos del 3 %. Se da además la paradoja de que la muestra es más grande en el municipio de Tapia, que dobla en población a los otros dos. La literatura sobre técnicas de encuesta es uniforme en reconocer que a mayor población, menor porcentaje de la muestra para obtener resultados fiables. Este simple dato, sin entrar en otras disquisiciones, permite poner en duda la profesionalidad de los autores de la supuesta encuesta, aunque podríamos ir más allá y plantear serias dudas sobre su profesionalidad como difusores de opinión (métodos a parte).
Otra observación de sentido común es que cualquier encuesta, especialmente en caso de litigio debe ser realizada por un grupo o empresa cuya neutralidad sea indiscutible. Si los encargos son “a la carta” es del género bobo pensar que puedan ser objetivos.
En segundo lugar las encuestas de opinión deben cumplir unas normas básicas. La muestra poblacional debe estar estratificada, como mínimo por sexo, edad, grupo social y lugar de residencia. Aun así se cometen errores importantes.
Pero donde se demuestra que toda la encuesta es inventada es cuando afirman que en Tapia el 60,6 % está a favor y el 39,4 en contra, que sumados dan el 100 %. Hasta los niños de teta saben hoy día que un porcentaje importante no sabe-no contesta, especialmente en una zona rural de población altamente envejecida.
ASTULGOLD y NovaCom, se os ha visto el plumero.
Evaristo Lombardero Rico

Ningún comentario: